Historia
Clásica Tenerife
Galería de Fotos
Clásica de Aguere
Tenerife en fotos
Galería de Videos
Campeonato Regularidad Clásicos de Tenerife
Histórico Clásica
Real Automóvil Club de Tenerife
Noticias Minis Tenerife
Otros Reglamentos de Regularidad
Enlaces
LISTAS DE INCRIPCIÓN
Historia de los Minis

Un poco de historia

Imagen de articulo

Perfeccionando un sueño


En 1955, sir Issigonis regresa a trabajar a BMC (British Motor Corporation) y es allí donde su jefe, Leonard Lord, lo nombra Jefe de Diseño y en 1957 le ordena que detenga todos los trabajos para que dedique su tiempo a la producción de un auto con partes ya existentes en la BMC, con el fin de economizar. La idea era diseñar y construir un automóvil de pequeñas dimensiones, con capacidad para 4 adultos y su equipaje. Había un solo camino para lograrlo: crear un modelo con suspensión independiente en las 4 ruedas, motor delantero transversal (Serie A), transmisión delantera y con la caja de velocidades en el cárter del motor, para así trabajar como una sola unidad. Además, debía tener un radiador montado al lado izquierdo. En fin, lo más importante era reducir su tamaño y dimensiones a sólo 3,05 m de largo, 1,41 m de ancho y 1,35 de alto.

Así, después de casi dos años y un largo camino recorrido, por fin el “pequeño” se hizo famoso y en 1959 fue mostrado a la prensa, causando una gran sensación. El Mini fue comercializado como Austin Seven y Morris Minor, que más tarde se llamaría Morris Mini.

El “Mini” a la carga: En 1960 el pequeño automóvil no tenía una gran estabilidad, y contaba con un motor humilde de 848 cc y de 34 hp, características que lo hacían ser “despreciado” para utilizarlo en las competencias automovilísticas. Hasta que John Cooper, experto preparador y Campeón Mundial de Marcas de la Fórmula 1 en 1959 y 1960, vio la posibilidad de construir un Mini para las competencias. Así fue como en 1961 nacen los Mini Cooper, los que a su vez fueron comercializados como Austin y Mini, logrando un auto apto para las competencias. Consiguió récords importantísimos a nivel mundial; por lo mismo, se hizo fundamental darle más potencia y mejorarlo. En 1963 los Mini Cooper crecieron con un motor de 1.071 cc y su potencia aumentó a 70 hp, cuya versión fue bautizada como Cooper S (Special).